Opinión, análisis e InvestigaciónVisibilización de situaciones injustas

Autoritarismo de sostenedores y directivos en Chile: “el colegio es mío, hago lo que quiero”. Análisis de 3 relatos de autoritarismo y maltrato hacia profesionales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Se acumulan más indicios acerca de prácticas autoritarias y maltrato hacia docentes en el sistema escolar chileno. Una docente describe durante la entrevista en duros términos a la sostenedora de un establecimiento privado con subvención pública: “En ese colegio da la sensación que ella es una latifundista muchas veces su respuesta fue ‘el colegio es mío hago lo que quiero’ “. En esta publicación analizamos solo 3 relatos de los 14 enviados hasta ahora por profesionales de la educación. En estos relatos aparecen ejerciendo autoritarismo y maltrato directivos y sostenedores, con la colaboración de personal asistente de la educación en algunas situaciones.

Esta publicación es un producto del proyecto de investigación  Autoritarismo y maltrato contemporáneo en los centros educativos: proyecto de investigación libre y abierto. Participa tú también como investigador o informante. Visita el  proyecto haciendo clic en el enlace.

¿Qué situaciones de autoritarismo y maltrato han enfrentado estas profesionales?

Según mi análisis inicial de estos 3 relatos y entrevistas, encontramos al menos 5 tipos de prácticas autoritarias y prácticas de maltrato:

1. Autoritarismo mediante imposición de decisiones en cuestiones laborales: contratos, salarios y bonos. (Ver Situación 1 y Situación 2).

2. Maltrato verbal mediante propagación de rumores sin evidencias (Ver Situación 3).

3. Maltrato por hostigamiento y persecución continua (Ver Situación 3).

4. Autoritarismo mediante el uso unilateral del despido contra las víctimas para eliminar el conflicto (Ver Situación 1 y Situación 3).

5. Autoritarismo por vigilancia permanente mediante la imposición unilateral de cámaras de televisión en espacios de trabajo (Ver Situación 3).

¿Qué efectos emocionales asocian los participantes en estas tres situaciones?

Quienes relatan estas situaciones mencionan una serie de efectos emocionales que repercuten en el bienestar de los profesionales. Los participantes mencionan sentimientos de vergüenza, tristeza, miedo, impotencia y rabia. También destacamos el deseo de buscar otra profesión y la aparición de indicios de indefensión aprehendida, que se manifiesta en la falta de motivación de las víctimas de continuar realizando gestiones de reclamos y denuncias en nuevos casos que enfrentan con posterioridad en sus nuevos trabajos. El desgaste por buscar justicia en las actuales condiciones es demasiado alto.

¿Cómo se han resuelto estas situaciones desde el punto de vista de las víctimas?

En estos tres casos, no parecen existir conductos internos eficaces para resolver problemas de autoritarismo y malos tratos de los jefes (directivos o sostenedores). En la Situación 2 la afectada no confía en comunicarlo internamente en la organización, porque la persona que realiza las malas prácticas relacionales tiene relación laboral de confianza con los jefes superiores.  En las Situación 1, quienes se han visto afectados recurrieron a conductos externos para denunciar a)Inspección del Trabajo y b) denuncia judicial con abogado, siendo este último medio el más efectivo y que fue fallado a su favor. En la Situación 3, en cambio, solo se recurrió la Inspección del Trabajo y a la Superintendencia de Educación, las cuales realizaron gestiones superficiales.

¿Qué podemos aprender de estas lamentables y dolorosas experiencias de autoritarismo y maltrato?

De estas tres situaciones, podemos aprender que la resolución favoreció a las víctimas de malas prácticas laborales solo cuando esta denunció judicialmente con ayuda de abogado, con apoyo explícito de los colegas y con apoyo explícito del Sindicato. Sin embargo, este tipo de acción tiene un costo adicional en tiempo y dinero que es financiado siempre por las/las víctimas. Sin embargo, al terminar el año, según declara la informante, también el establecimiento despidió a todos los docentes participantes y que dieron apoyo a la denuncia. Esto es otra evidencia del actual desempoderamiento docente en el sistema escolar chileno que permite el despido sin justificación, que puede realizarse bajo el ambiguo y amplio motivo de “necesidades de la empresa”.  Habría que preguntarse ante esta situación si los establecimientos educativos deben funcionar como empresas o son organizaciones de una naturaleza diferente y específica. Una cuestión que requiere profundizar más.

Te invito a leer estas tres situaciones y hacer tu propias conclusiones y análisis.

 

¿Has vivido situaciones parecidas? ¿Deseas participar en esta investigación? Puedes enviarnos tu relato sobre una experiencia de autoritarismo o maltrato en una escuela o liceo en Chile, los más detallado que te sea posible, a escuelasjusticiasocial@gmail.com Tu participación será anónima. La información que aportes será difundida en blogs, congresos y revistas académicas. Conoce más sobre los investigadores que promueven este proyecto libre y abierto acá.

Situación 1. Establecimiento realiza descuentos arbitrarios a docentes. Estas reclaman y exigen respaldo de documentación. Son despedidas por dirección, denuncian con apoyo del sindicato y ganan juicio.

Investigador: ¿Podrías contarnos cuál es el problema que has tenido?

P3: Esto fue el año pasado. Por problemas en los pagos. Comenzó en marzo cuando llegó otro director. El tema fue que a partir de marzo nos comenzaron a hacer descuentos en el sueldo. Primero fueron 30 mil pesos menos. Su excusa fue que como habían más profesores un bono disminuyó. Al otro mes otro descuento. Ya no eran 30 sino que 50 mil pesos menos. Fuimos a hablar con el contador y no tuvo respuesta. Entonces nos acercamos al director que según él no se había declarado la subvención de pre básica.Pero que los dineros iban a llegar, le pedimos con mi compañera que nos hiciera un compromiso firmado de que se nos haría la devolución. Nunca lo hizo.. Se molestaba cuando se lo pedíamos. Al otro mes el mismo tema otro descuento sumado a los agobios laborales que recibíamos, descuentos por segundos de atraso, malos tratos por parte de la Coordinadora, los cuales él le solicitaba que hiciera.

Cuento corto nos aburrimos de eso y un día nos llamaron a firmar la liquidación de sueldo sin habernos pagado. Estaba la jefa de UTP, el director y el contador, nos dijeron que no se nos devolvería la Plata descontada y nos mostraban una serie de papeles. Nos  trataron de tontas por no entender sus explicaciones. Con mi compañera les dijimos que no les íbamos a firmar y que iríamos a la inspección del trabajo. Al otro día llegamos al colegio, marcamos nuestra entrada y nos fuimos a la Inspección. Hicimos la denuncia y volvimos. A las 9:15 ya estábamos en el colegio de vuelta. Los vimos corriendo para todos lados con la Coordinadora, nos pedían de manera rápida una serie de papeles que como educadoras teníamos que tener, informes, formularios listos los cuales teníamos.

Entonces nos llaman a dirección y nos dicen que estábamos despedidas por abandono del trabajo siendo que el día anterior se les informo que iríamos. Le pedimos la carta de despido. Se negó. Quería que nos fuéramos en ese mismo momento. Nos negamos. Dejamos toda nuestra pega lista, mientras el mandaba a todo mundo a decirnos que nos fuéramos

Investigador: Qué fuerte todo.

P3: Como nos negamos porque queríamos un documento firmado vino a nuestra oficina y nos amenazó con sacarnos con carabineros. La cosa se puso negra. Y efectivamente los llamó. Nos sacaron los carabineros. Nosotras en ningún momento alteradas. Tenemos la grabación. Los niños en sus salas nos vieron. Apoderados. Y los profesores nos apoyaban. Ya que a todos nos habían descontado mucho dinero.

[…] Con mi compañera contratamos un abogado y pudimos ganar el juicio.

Investigador: Qué bien, me alegra que se haya hecho justicia.

P3: Fue algo muy vergonzoso y triste.

Investigador: ¿Qué efectos emocionales te produjo esta situación? ¿Qué efectos emocionales te produjo esta situación?

P3: Ufff imagínate, quedé sin trabajo, con cuentas sin pagar, choqueadas, avergonzadas. Decepcionadas de este sistema. Y lo sigo sintiendo así, ya no es lo mismo. Tengo ganas de estudiar otra carrera.

Entiendo. ¿el sostenedor intervino en algún momento en esta situación?

P3: El director lo llamó y el le dijo que hiciera lo que estimara conveniente.El  sostenedor en el juicio mintió. Dijo que no se encontraba en la cuidad ese día. Mentiraa el sale en la grabación cuando salimos con los carabineros […]

Investigador: Entiendo. ¿Qué tipo de apoyo recibieron de los colegas?

P3: Nosotras pertenecíamos al sindicato.

Investigador: ¿Apoyó el sindicato? ¿Qué tipo de acciones de apoyo tomaron hacia ustedes?

P3: Así que ellos nos apoyaron en las gestiones con el abogado, fueron testigos en el juicio, gestionaron el apoyo de la CUT. Viralizaron el tema en las redes sociales para que ningún profesor postulara a ese colegio. A fin de año los despidieron a todos.

Investigador: Uh, que fuerte. ¿Cuánto tiempo y recursos tuviste que invertir para que se hiciera justicia en tu caso? Por ejemplo costos de abogado, tiempo en tribunales, etc.

P3: Desde julio hasta noviembre. Lo bueno es que el abogado como era del sindicato de lo que ganáramos en el juicio se pagaría un porcentaje. Entonces mientras duraba el juicio no se canceló nada, sólo cuando terminó. 2 millones y medio para él.

Investigador: Entiendo. ¿Cuántas veces tuviste que ir a tribunales, más o menos?

P3: Entre inspección del trabajo y tribunales como 6 veces.

Investigador: ¿Cuántas horas totales estimas que gastaste en solucionar este proceso?

P3: Solo en audiencia y reuniones con el abogado como 20 horas.

Investigador: ¿Cuánto tiempo tardaste encontrar un nuevo trabajo?

P3: Un mes. [Después] Trabajé por la Corporación municipal, con los que también tuve problemas, no me pagaron las cotizaciones ni tampoco los BRP pero como estaba tan cansada de todo ni siquiera reclamé, me busque otro trabajo y me fui. Por eso te digo que estoy desilusionada de este sistema.

Situación 2. Subdirectora de establecimiento privado con subvención pública prohíbe a joven profesional fonoaudióloga a compartir tiempos de descanso con docentes

P1: Yo entré a trabajar el año pasado al establecimiento, desde ese momento la subdirectora ha tenido conductas autoritarias conmigo, en primer lugar me saco en cara varias veces el tema de que los años constituyen grado en un lugar y que yo no puedo tener los mismos beneficios que el resto de los profesionales porque llevo menos tiempo. Este año se ha vuelto aún más insistente, me autorizaron desde la dirección bajar a sala de profesores, pero ella no me autoriza a bajar a la sala y cada vez que estoy ahí significa un reto para mi, de que voy solamente a molestar a la sala de profesores, a pesar que este trabajando. […] Aún no puedo firmar contrato porque la subdirectora considera que yo no debería tener recreos junto a los profesores por lo que mis horarios deberían ser diferentes. Quiero destacar que soy fonoaudióloga y que trabajo directamente en aula de recursos con los niños en sus horarios de clases y que no puedo atenderlos en sus recreos, por lo que lógicamente mi único horario de tomar “desayuno” es en el horario de recreo de ellos, pero la subdirección no me autoriza […]

Investigador: ¿Qué efectos emocionales te ha provocado esta decisión de la subdirectora?

P1: Honestamente tengo mi estabilidad emocional bien complicada. Si soy honesta quien más ánimo me da para seguir en la escuela son mis niños, si no fuera por ellos ya habría tomado otras determinaciones como irme del lugar. Para mí se hace difícil verla todos los días, y saber que tengo que acudir a ella cada vez que necesito una solución porque sé que significará una mala cara o un problema, en ocasiones siento que ando en la sala de profesores hasta con miedo de que me pueda encontrar, casi tratada como estudiante.

Investigador: ¿Hay mecanismos en el lugar donde trabajas para resolver este problema?
¿Puedes acudir a alguien?

P1: La verdad si los hay no los encuentro, la directora generalmente toma muchas decisiones en base a lo que la subdirección dice, por lo que acudir a ella para conversar temas tan delicados me asusta un poco, se que se puede tergiversar la situación y la que saldrá en desmedro seré yo.

Situación 3. Sostenedora de establecimiento privado con subvención pública hostiga laboralmente a docente con buen desempeño, finalmente le despide

P2:[…] yo trabajé durante 15 años con un sostenedor que me discriminó mil veces me trató mal hasta que me despidió. Como no encontró ninguna justificación laboral me indemnizó por los 11 años pero aún habla mal de mí.

P2: […]El primer año que comencé a trabajar no hubo mayor problema pero había una auxiliar de aseo que le gustaba inventar chismes y ella le inventaba cosas y las creía, ahí empezó a cuestionar mi trabajo sin motivo alguno.

Investigador: ¿Qué tipo de cuestionamientos te hacía? ¿Recuerdas alguno?

P2: Ejemplo que mis apoderados decían que yo era mala, que los auxiliares de aseo decían que maltrataba a los alumnos que la señora de la cocina que es de una empresa externa decía que yo era desordenada en la sala que yo le exigía a los alumnos que llevarán útiles de aseo personal siendo todo esto mentira ya que nunca fue verdad yo le compraba útiles de aseo a mis alumnos muchas veces compré gas o materiales, decía que el libro de clases no estaba al día nunca fue así, estando en sala de clases ella interrumpía para abrir ventanas de par en par sobre todo en invierno siendo que yo tenía abierto lo que el especialista había aconsejado para la buena ventilación.

Investigador: ¿Cómo te sentías con estas acciones hacia ti?

P2: Pena, rabia, impotencia, por que todo era falso, cuando estuve embarazada saco la silla del profesor y sólo dejo las sillas pequeñas, hacíamos actos y ella solo felicitaba a mis colegas siendo que muchas veces los actos eran organizados por mí, nunca recibí una felicitación de ella siendo que me gane a puro esfuerzo un proyecto con una gran organización en Chile o una campaña para [X] que nos llevó a salir en TV nunca reconoció nada una vez sucedió un problema en el patio y yo estando en mi sala con niños en horas de clases hizo que yo pudiera disculpas a un apoderado y yo sin ni siquiera estar presente ni a cargo del patio,siempre me hizo llorar muchas veces.

Investigador: Mencionabas que se decían cosas de ti que no eran ciertas. ¿La directora hizo alguna investigación formal para comprobar las cosas que se decían contra ti?

P2: Es que ella trabajaba en sala al lado de la mía y ella veía que no era así, cuando la sostenedora le daba quejas ella le decía que no era así que no había reclamos contra mi, que mi libro, planificaciones, carpetas estaba todo al día, no tenía atrasos, estaba bien evaluada por los apoderados.
[…]

Investigador: Entiendo. ¿Cómo trataba la directora a los otros trabajadores?

P2: La respuesta de la última directora a la sostenedora cuando tenía reclamos hacia mi era “usted tiene problemas personales con ella, en lo pedagógico no hay problema”. […]

En mi ex trabajo las dos últimas directoras eran de papel ya que la sostenedora comenzó a vivir al lado del Colegio y estaba todo el día ahí y ella tomaba decisiones en lo que no corresponde, incluso en lo pedagógico, pasando llevar a la directora y al Consejo de Profesores. Lo último que hizo fue colocar cámaras en todas las salas en la sala de profesores sin motivo alguno, porque ella quería ver si yo maltrataba a los niños cosa que nunca pasó, era una persecución personal hacia mí. Nosotros pusimos el reclamo en inspección del trabajo porque la cámara en la sala de profesores no correspondía, fuimos varias veces, y nunca investigaron ni nada.

[…] En ese colegio da la sensación que ella es una latifundista muchas veces su respuesta fue “el colegio es mío hago lo que quiero”.

Investigador: ¿Alguna ves tomaste acciones formales para denunciar el maltrato hacia ti?

P2: Fui a inspección del trabajo y dijeron que sólo mi denuncia no servía que debía ir más gente a quejarse por lo mismo y no se me tomó declaración ni nada. Consulté a la super intendencia, nunca tuve respuesta.Y cuando fuimos a lo de las cámaras dejamos una carta y todo y tampoco se hizo nada. El día que me despidieron fuí a la inspección para ver si estaba bien la razón y la respuesta de la persona que me atendió fue ahhh haber por qué esta carta de aviso no está firmada por tí. Esa sostenedora hace todo bien, ven en marzo con tu finiquito. Entonces al final se recurre a quien se debe, y no hay respuesta. Por eso ella sigue haciendo lo que quiere. Este año está con la misma actitud hacia otra colega

Investigador: ¿Crees que hay mecanismos formales para prevenir el autoritarismo de sostenedores?

P2: Aparte la señora es clasista, sus comentarios hacia mi eran despectivos. Nunca nadie apoyo formalmente lo que pasaba, como se dice vulgarmente nadie quería mojarse el potito. Es que al revisar la página del Mineduc y Super Intendencia, existen protocolos para hacer denuncias, pero poco claros y cuando se realiza la consulta no hay respuesta, además pide el apoyo de algún colega pero nadie lo hacía.

Investigador: ¿Mediante qué canal de comunicación contactaste a la Superintendencia?

P2: A través de la página y vía telefónica pero siempre la respuesta fue nos contactaremos con usted pero no pasó. […]Y al final terminan tildando de conflictiva a quien exige sus derechos y pide un buen trato.

Miguel Stuardo Concha es profesor e investigador independiente. Doctor en Educación por La Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre mejora escolar, asesoramiento educativo, educación y justicia social e investigación libre y abierta. Mantente al tanto de sus proyectos de investigación visitando su perfil en Research Gate ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá. https://orcid.org/0000-0003-2617-0035

Un comentario en “Autoritarismo de sostenedores y directivos en Chile: “el colegio es mío, hago lo que quiero”. Análisis de 3 relatos de autoritarismo y maltrato hacia profesionales

  1. Hay que cortarle la cabeza a l@s funcionarios de la Inspección del Trabajo
    Le hacen el quite a la pega, dando mala información, asesorando mal, llegando a arreglos con los denunciados a espaldas del denunciante, etc.
    Son unos DESGRACIADOS, y no les importan los trabajadores, especialmente los profesores.
    El artículo es muy bueno porque las denuncias son claras en cuanto al abuso de los sostenedores y la falta de sanción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *