Desorden administrativo en pago de asignaciones a profesores de excelencia AEP

Desorden administrativo en pago de asignaciones a profesores de excelencia AEP

Macarena, profesora de excelencia, está muy molesta con el sistema de pago de AEP. Macarena no es su nombre real, sino el seudónimo que hemos otorgado a la Profesora de Enseñanza Básica, que trabaja en una escuela en las cercanías de Talca, Chile. Enseña lenguaje, matemática y otras asignaturas. Ha compartido una situación injusta en redes sociales con respecto al pago de la Asignación de Excelencia Pedagógica. Este es su relato:

Hola, mi nombre es Macarena, tengo 31 años y soy profesora. Llevo 8 años trabajando en esta hermosa, pero especial profesión. Hoy quiero desahogarme y tratar de abrir los ojos a muchas personas y ojalá a autoridades del Ministerio de Educación.

Ser docente en Chile es muy bello, pero a la vez difícil y mal valorado. Y les voy a contar por qué. Resulta que el año 2015 me evalúe voluntariamente en un programa llamado AEP (Asignación de Excelencia Pedagógica). Trabajé en mi portafolio en mis horas libres, en mi casa, con mi hija de un par de meses de vida. Estudié muchas horas, muchos días, en las noches después de hacer dormir a mi hija (no cuento esto para dar pena, solo quiero que sepan que fue cansador).Y gracias a los esfuerzos me fue muy bien, logré acreditarme como profesora de excelencia. Obviamente mi felicidad fue enorme, pues aparte de tener el reconocimiento, iba a obtener cada 6 meses dinero extra en mi sueldo, que para un profesor eso ayuda mucho. Así han pasado dos años y cada vez que va a llegar el dinero, hay que estar llamando al Ministerio de Educación para que no olviden depositar, porque aunque usted no lo crea, se demoran en pagar. Sí, se demoran en pagar, y hay que llamar y mandar mail, etc. Cosas que casi nunca contestan. Y yo me pregunto: ¿Por qué? ¿Por qué los profesores tenemos que ser tan humillados? ¿Por qué tenemos que estar casi mendigando que nos entreguen nuestro dinero?

El Ministerio de Educación, El Gobierno, Educarchile, Educación 2020 se llenan la boca invitando a los jóvenes a estudiar pedagogía, pero ¿por qué no se preocupan de cuidar y respetar a sus docentes en ejercicio? Sobretodo a sus docentes de excelencia. Somos el último eslabón en todo sentido, ya que no podemos tomar decisiones dentro de nuestras aulas, muchos apoderados se olvidan de respetarnos, muchos alumnos pisotean a los profesores (no es mi caso, tengo excelentes apoderados y excelentes alumnos, gracias a Dios y al cielo), pero ¿con qué moral invitan a estudiar pedagogía si las condiciones cada día se ponen peor? La verdad es que muchos dirán, y ¿por qué no se va a trabajar en otra cosa? O dirán que tenemos dos meses de vacaciones. Y bla bla bla. Lamento decirles que no todos los docentes tienen la suerte de tener dos meses de vacaciones (yo si la tengo, trabajo en una escuela muy buena con sus docentes).

Y bueno, es así como muchos docentes, buenos docentes se retiran antes. En mi caso a pesar de ser profesora de excelencia, con un Magister (que yo me pagué obvio, porque el Ministerio no te ayuda a ser mejor profesional) pienso en un par de años no seguir desempeñándome como profesora, porque siento que las personas que están en el poder y que se supone cuidan de nosotros jamás, jamás han vivido lo que los profesores viven. Y hay un sin fin de cosas más. Pido a usted compartir mi relato, ya que estoy muy enojada y molesta de tener que limosnear mi dinero, dinero que me gane con mucho esfuerzo, y estoy segura de que hablo por muchos docentes de este país.

Hemos conocido su historia porque ella la ha compartido voluntariamente en un grupo de docentes en una red social. La hemos entrevistado para recabar más detalles sobre este caso, sobre los efectos que percibe de esta situación en su vida profesional y sobre sus ideas para mejorar esta deficiente implementación de una política pública.

Investigador. ¿Te dieron alguna explicación de por qué se retrasaba el pago?

Macarena. La verdad es que cuesta un mundo que te respondan los teléfonos, así que por lo general envío mail. Me dijeron desde el Ministerio que el pago se había realizado en diciembre pero según la sostenedora eso no fue así.
Ahora a finales de enero revisé en la página del Gobierno Transparente, donde puedes ver todos los dineros que llegan al colegio y justamente no aparecía la Asignación de Excelencia. Mi sostenedora igual me pagó el dinero, porque ella sabía que lo tenía organizado para mis vacaciones. Y como ella sabe que ese dinero igual le llegará a sus manos, me lo adelantó.

Investigador. ¿Qué efectos emocionales o en tu práctica pedagógica y/o vida diaria te provoca esta situación?

Macarena. La verdad es super agotador estar cada 6 meses esperando a que llegue el dinero, y que llegue en forma correcta. Me da mucha pena saber que hice un gran esfuerzo al evaluarme voluntariamente, y que eso no sea recompensado tranquilamente. Veo y leo en blog, páginas, etc. miles de docentes en las mismas condiciones y da mucha pena, angustia, rabia. Lamentablemente cuando estas frente a tus alumnos muchas veces no puedes disimular, porque esto se junta a varias otras cosas que debemos soportar. Trato de entregarme y hacer mi trabajo lo mejor posible, porque mis alumnos no tienen la culpa, y ellos se merecen lo mejor de mí, pero el agotamiento a veces te pasa la cuenta.

Investigador. ¿Cuánto tiempo estimas que tienes que dedicar a gestiones de reclamos cada vez que viene un nuevo pago?

Macarena. Por lo menos unas dos semanas, entre llamados y mail, tanto al ministerio como a los sostenedores, y de revisar cada día la pagina de AEP para ver si apareces en las resoluciones. Ahora si no apareces debes esperar un mes aproximadamente, pero eso a mí no me ha pasado.

Investigador. ¿Cómo crees que podría mejorarse el pago de la asignación desde tu punto de vista?

Macarena. Pienso que deberían traspasar los dineros directamente a los profesores, porque al pasar del Ministerio a los sostenedores o municipalidades es donde se “pierde”. A veces no sabes si reclamar al Ministerio o al Sostenedor y ahí se tiran la pelota de un lado a otro.

Miguel Stuardo Concha es estudiante del Doctorado en Educación en La Universidad Autónoma de Madrid. Ha realizado el Máster en Calidad y Mejora de La Educación (UAM). Es Profesor de Castellano y Comunicación y Licenciado en Educación (UFRO). Investiga sobre asesoramiento educativo, educación y justicia social. Visita su perfil en Research Gate ¿Te gustan las publicaciones de Miguel? Tal vez te interesa financiar su trabajo independiente con una microdonación y hacerlo sostenible. Donar via Mercadopago aquí -O- Donar via Paypal acá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *